topads

domingo, 23 de octubre de 2011

Empate a penaltis y pitos en el Vicente Calderón.

Hoy sí marcó, pero solo uno y de penalti. Insuficiente. El Atlético de Madrid sigue padeciendo el mal de gol. Ni Falcao, ni Diego, ni Arda, ni Adrián (hoy titular); ni Salvio, ni Reyes, ni Pizzi, que salieron en la segunda parte, ninguno pudo marcar de jugada una vez más. Y tampoco es que sufriera en exceso Aouate. Sólo pudo empatar Falcao de penalti para contrarrestar el tanto de Hemed en el primer minuto de partido, también desde el punto fatídico. Empate a penaltis entre dos equipos que viven en mitad de tabla, aunque las aspiraciones de ambos son diametralmente distintas. Por eso hubo pitos en el Calderón y los hubo para todos: para el colegiado y para el equipo, que lleva seis partidos sin ganar.

Silbó Fernández Borbalán el inicio del partido y, 20 segundos después, silbó penalti a favor al Mallorca. Así comenzó el encuentro, con 0-1 en contra de un Atlético presionado por la sequía que arrastraba: cuatro partidos consecutivos sin marcar, solo 8 goles en Liga y anotando, hasta hoy, en solo 2 partidos de ocho jornadas

La jugada del primer penalti fue tan dudosa como extraña y rápida. Un centro de Tissone desde el balcón del área rebotó en el codo de Sílvio, que estaba flexionado y pegado al cuerpo hasta el momento del giro en el aire. Fernández Borbalán no dudó y señaló el punto de penalti, sin dilación. Hemed, especialista en la materia, hizo su cuarto gol en la Liga, todos desde el mismo punto.

"Todas las manos en el área son penalti", si ese era el argumento de Fernández Borbalán, perdió crédito y razón en el minuto 14, ya que dejó impune una clara mano de Bigas en el área del Mallorca. El lateral cayó en el recorte de Diego y, en su inercia, arrastró el balón con el brazo robando la pelota de los pies del brasileño. Clamó el Calderón y lo obvió Borbalán.

Así transcurrió el partido, dilucidando si cada jugada era falta, penalti, tarjeta o piscinazo. De fútbol, poco. El Mallorca, tan intenso como Caparrós, esperaba a la contra y el Atlético intentaba sobreponerse a lo que consideraba injusto. En la primera mitad, Sílvio fue el más incisivo por banda derecha, Diego, Arda y Adrián intentaban crear arriba y Falcao, rematar, pero nunca encontraba puerta. En el 41', el colombiano penetró por el centro y tras desaprovechar el momento de disparar fue empujado por Ramis cuando la pelota estaba ya destinada a morir en las manos de Aouate. Penalti innecesario del central bermellón, pero penalti. Falcao acabó con la acuciante sequía rojiblanca y batió al israelí por su derecha. Empate a uno al descanso y, por delante, un nuevo mini partido de 45 minutos que ambos desaprovecharon.

El Atlético volvió a escena más calmado en su juego y, sobre todo, menos irritado con el árbitro aunque no logró la continuidad deseada. En el 47', Arda habilitó a Adrián, que falló por querer ajustar demasiado con el interior. Perdonó y Manzano pasó factura. Le quitó a él y a Tiago; salieron Reyes, otra vez suplente hoy, y Salvio. Antes, Caparrós ya había rectificado dando entrada a Alfaro por un introvertido Tejera. Luego quitó a Hemed para dar entrada al japonés Akihiro Ienaga. Ya en el 70', se produjo el susto del partido. Tras un choque entre Aouate y Chico, el central se quedó tendido y algo conmocionado. Al final le sacaron del campo en camilla y fue sustituido por Joao.

Tras el golpe de Chico, el Mallorca demostró que daba por bueno el empate en el Calderón y se reclutó atrás. En el Atlético, Reyes y Diego decidieron asumir responsabilidad y animaron el ataque rojiblanco, pero imperaba la precipitación y el desconcierto. El equipo de Manzano se perdió una vez más en su propia complejidad y volvió a acusar la falta de claridad para encontrar el gol, la principal carencia de este Atlético sin Kun ni Forlán. Y si no hay goles, no hay puntos. Y surgen las dudas, los debates, los rumores, las desilusiones y los pitos en la grada.



Fuente: AS (www.as.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd