topads

lunes, 24 de octubre de 2011

El PNV plantea a López un adelanto electoral para que entre la izquierda abertzale.

El Presidente Del PNV, Iñigo Urkullu Con El Lehendakari Patxi López

   "No es una exigencia", sino "una reflexión". El PNV quiere que el lehendakari, Patxi López, evalúe "las circunstancias en las que llegó" a su cargo "y las compare con la situación actual, condicionada por la presencia de la izquierda abertzale, que no cuenta con una formación política", después del anuncio del cese de la actividad etarra. Al hilo de eso, reclamó la legalización de Sortu y pidió que se tome la Declaración de Aiete como hoja de ruta para un futuro en el que los jeltzales derogarían la Ley de Partidos y procederían al acercamiento de presos y a la revisión de las leyes penales. El socialista contestó que entrará en el posterrorismo buscando "la máxima unidad" y "puntos de acuerdo con las fuerzas políticas y sociales".

   El PNV no plantea una "exigencia" de adelanto electoral, sino una "reflexión". Iñigo Urkullu, presidente de la formación, cree que López debería evaluar "las circunstancias en las que llegó a ser lehendakari" y compararlas "con la situación actual, condicionada por la presencia de la izquierda abertzale, que no cuenta con una formación política". "Creo que, como paso a una normalización, la convivencia política, también en las instituciones, debe ser reflejo de la existencia de diferentes sensibilidades ideológicas".
   Por tanto, solicitó la legalización de Sortu; los nacionalistas vascos creen que se dan las circunstancias necesarias para ello. Lo hizo este lunes, en una reunió en la Lehendakaritza que dio el pistoletazo de salida a la ronda de contactos del presidente vasco, después del anuncio de cese definitivo de la violencia etarra. Urkullu hizo saber al socialista que los suyos apuestan por tomar la Declaración de Aiete como hoja de ruta para este futuro que se plantea.

   ETA dio el primer paso al declarar que acabaría con la actividad delictiva; los jeltzales creen que ahora hay que trabajar para cumplir los demás puntos. Urkullu pide que los gobiernos "avancen en la eliminación de las medidas de excepcionalidad". Es decir, que deroguen la ley de partidos, revisen la legislación penal y la doctrina Parot y acaben con la política de alejamiento de presos.
   El líder nacionalista vasco apuesta por una política penitenciaria "flexible" en la que los encarcelados de ETA tengan acceso a los beneficios penitenciarios del resto de reclusos. Desde su punto de vista, aunque no se debe de caer en el "error" de la "desmemoria", "es posible" una política penitenciaria que no sea "un castigo" para los familiares de los presos y que incluya "medidas personalizadas" para casos excepcionales, como la enfermedad.

   El PNV transmitió a Patxi López su apuesta por trabajar con el resto de formaciones en "un formato de diálogo" entre las fuerzas políticas vascas: "Queremos trabajar con discreción y dar pasos para normalizar la relación entre sensibilidades ideológicas". No obstante, Urkullu puntualizó que los suyos no están de acuerdo con poner en marcha una mesa al margen de las instituciones.
   Los nacionalistas apuestan por "profundizar desde el consenso" en la política de "reconocimiento, asistencia y memoria a las víctimas, tanto del terrorismo como de intencionalidad política". Urkullu subrayó que es "imprescindible y urgente" que la izquierda abertzale se comprometa con "el reconocimiento a las víctimas y el daño causado".

EL LEHENDAKARI SE COMPROMETE AL DIÁLOGO

   El lehendakari quiere abordar el posterrorismo con "la máxima unidad", buscando "puntos de acuerdo con las fuerzas políticas y sociales". Por tanto, colaborará con el Gobierno central que surja de las siguientes elecciones, para "resolver los problemas que el terrorismo ha generado, y, en especial, el tratamiento resocializador de los presos, en la medida en la que éstos manifiesten su voluntad de integrarse en la democracia y en la legalidad vigente".
   Su gabinete informó de ello en un comunicado en el que incidió en que el encuentro con Urkullu había sido "cordial". Los dirigentes pusieron en común sus puntos de vista sobre los factores que han "alumbrado la oportunidad de la libertad plena en Euskadi". El presidente vasco trasladó a su interlocutor su intención de trabajar mano a mano con Moncloa.
   Rodolfo Ares, consejero de Interior, puntualizó que la política penitenciaria se aplicará "con prudencia y responsabilidad" y que no habrá "amnistía" para los encarcelados de ETA, "en ningún caso". Tampoco habrá "una salida colectiva", recalcó en una entrevista en Punto Radio. En cambio, el socialista afirmó que sí se impulsará "una política progresiva de acercamiento de presos" que cuente "con el apoyo de la inmensa mayoría de las fuerzas políticas".

BASAGOITI HABLARÁ DE LOS PRESOS CUANDO ETA "LIQUIDE EL NEGOCIO"

   Mientras otras formaciones abordan el asunto del futuro de los presos, el PP asevera que no hablará del tema hasta que ETA "liquide el negocio". Antonio Basagoiti, presidente del PP vasco, cree que la banda tiene que "desaparecer y entregar las armas". Los 'populares' esperan a que no haya "ninguna duda de que tiene la pistola guardada". "Lo primero es eso y lo demás no tiene lugar", agregó.
   El dirigente siempre ha pedido que la organización terrorista desaparezca "por completo", "que no existiese, de ninguna manera, no sólo que cesasen las armas, sino que las entregasen". En su encuentro con el lehendakari, Basagoiti trasladará a su interlocutor una reflexión: "Que tengan que dejar de matar no les da derecho a obtener lo que querían conseguir asesinando".
   Desde su punto de vista, ahora hay que lograr que los ciudadanos puedan "hablar y vivir en libertad" y luchar por que los etarras "no consigan imponer su ruptura con el resto de España, su división entre vascos o su proyecto totalitario". Para ello, hay que "prestigiar" la Constitución y "potenciar" el Estatuto de Autonomía, plantea el líder de los 'populares' en Euskadi.

   Por el contrario, Bildu cree que "el Estatuto está agotado y superado", por lo que aboga por "un marco jurídico que respete la voluntad de la ciudadanía vasca, que respete el derecho de autodeterminación que Euskal Herria tiene como nación". Joseba Gezuraga, portavoz de la coalición, sostuvo que el texto "no ha sido capaz de defender los intereses de la sociedad ante recortes de derechos políticos y sociales decididos en Madrid".
   Bildu cree que "la histórica declaración de ETA no hace sino subrayar más la necesidad de abordar el conflicto político, que nace de la negación del reconocimiento de Euskal Herria como nación y de su capacidad para decidir su futuro". De ahí que sus miembros quieran "abordar el conflicto político en toda su magnitud y con todas sus derivadas".

Fuente: Europa Press (www.europapress.es)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd