topads

lunes, 12 de marzo de 2012

Osasuna baja de la nube al Athletic a balón parado.

Osasuna bajó de la nube al Athletic al derrotarle en el Reyno de Navarra por 2-1 con dos acciones a balón parado en media hora: la primera con fortuna al ser un autogol de Iturraspe y la segunda con un cabezazo de Raúl García, ambas tras faltas botadas por Puñal.

De este modo, los ''rojillos'' se acercan al objetivo inicial de la permanencia, aunque apuntan a cotas más altas tras ganar a un Athletic que recortó distancias con un gol de Llorente en la segunda parte, pero pagó el esfuerzo físico.

Tras el desgaste del partido de Old Trafford, el argentino Marcelo Bielsa, técnico del Athletic, dejó en el banquillo de salida a tres de sus fijos en el once: Llorente, Javi Martínez y Ander Herrera.

Osasuna salió con lo puesto al acumular hasta siete bajas, pero se adelantó de inmediato, en el minuto 9, además con fortuna al ser un autogol de Iturraspe. Puñal botó una falta lateral y el medio centro rojiblanco cabeceó erróneamente a su portería sin opciones para Iraizoz.

Un tiro de Lamah en una contra puso en aprietos al portero navarro del Athletic dos minutos después, pero lo cierto es que el conjunto vizcaíno pasó a dominar el encuentro y pudo empatar en un contragolpe, con pase de Muniain a De Marcos, quien estrelló el balón en el poste con un tiro raso cruzado.

Osasuna volvió a golpear a balón parado. Una nueva falta lateral de Puñal, en esta ocasión por el costado derecho, encontró la cabeza de Raúl García, quien se adelantó a San José para hacer el 2-0 a la media hora.

Nuevamente a la contra, el Athletic creó peligro a Osasuna, pero el disparo de Íñigo Pérez se fue alto ante la salida de Andrés Fernández, mientras que Osasuna se movió entre los desajustes defensivos visitantes para meterle el miedo en el cuerpo al rival con remates de Nino y Nekounam.

Bielsa metió de inicio en el segundo periodo a Llorente y Ander Herrera, y una conexión entre ambos redujo diferencias a los diez minutos de la reanudación para elevar la emoción del partido.

Ander Herrera le metió un balón dentro del área a Llorente, quien aunque se encontraba escorado agarró un zapatazo para que el esférico se colase en la portería local tras pegar en el larguero.

Sin embargo, el Athletic pagó físicamente el esfuerzo de Inglaterra en la segunda parte y Osasuna defendió con orden el resultado, aunque los últimos minutos fueron de máxima tensión, con dos ocasiones claras del equipo rojiblanco y una de Osasuna.

Andrés Fernández salvó a Osasuna con una mano increíble a un remate de Muniain en el minuto 91. Iraizoz salvó un uno contra uno ante Manu, jugador del filial osasunista, en el 92, y en el 94 un error de Miguel Flaño en una cesión estuvo a punto de aprovecharla Iraola, pero Damià sacó el balón debajo de palos.



Fuente: AS (www.as.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd