topads

jueves, 15 de marzo de 2012

Zapatero dejó una deuda de 172 millones de euros en ayuda a Cooperación Internacional.

A un mes del cambio de Gobierno, 172 millones de euros para Cooperación Internacional. A José Luis Rodríguez Zapatero no le tembló el pulso en sus últimas firmas, rubricando en la agonía de su mandato el dispendio de sus legislaturas. En el último trimestre de 2011 el Ejecutivo saliente adjudicó 236 partidas presupuestarias a causas tan etéreas como el “Seguimiento a la Cumbre Continental de Comunicación Indígena del Abya Yala” (205.000 euros); “Comunicación y diálogo para una era en la justicia social” (1.000.000 de euros); “Operación de ayuda programática en prevención de riesgos en la República Dominicana” (4.000.000 de euros); o “Dar respuesta a las inundaciones que casi todos los años se producen en Pakistán”, un millón preventivo a la lluvia “habitual”, y que obvia el cambio climático, para cuyo control y monitorización se han otorgado a Uruguay 150.000 euros. Otras ayudas se envuelven en el Boletín Oficial del Estado en el enigmático concepto de “Mujeres Egipto” (500.000 euros); en el incongruente “Programa Voluntarios” para el que se destinan 1.040.000 euros, o los 258.094 otorgados a la “Modernización del fortalecimiento institucional del Congreso hondureño”.
Sin ánimo de azuzar las críticas de empresarios y emprendedores, el Gobierno socialista concedió 9 millones de euros a las pymes de Haití, y 100.000 más a las de la Venezuela chavista, donde la iniciativa privada ha sido prácticamente exterminada, por no hablar de los 650.000 euros de “apoyo al emprendimiento” en el Ecuador bolivariano. En el apartado de tiranías, Guinea recibió más de dos millones de euros, mientras que la Bolivia de Evo Morales se quedó en 1,2 y Venezuela, en 535.000 euros. En la escala de simpatías y prejuicios, Palestina accedió a 1,3 millones de las arcas nacionales.
Sin perjuicio de los bisoños españoles que se hacinan en el Inem, dispensó 5,9 millones de euros en nueve partidas para “Provisión de Joven Experto Oficial Profesional” de las que hoy se siguen beneficiando hasta 32 países, incluyendo a la menesterosa Italia. Y para quienes renieguen de la productividad rojigualda, ahí queda la partida de 1.000.000 de euros destinada al “apoyo del desarrollo del sector industrial de energías renovables en Vietnam con base en el sistema español”. Para finalizar el agravio a un país con cinco millones de parados y abocado a la tragedia del recorte y la amputación sirvan de ejemplo los 375.000 euros destinados al “Apoyo a la adecuación institucional de los consejos de igualdad para la interculturalidad en la ejecución de políticas públicas para el ejercicio de la interculturalidad y el monitoreo de derechos y promoción del buen vivir de los pueblos”.
La discutible ética del reparto se incrementa al apreciar que las 236 subvenciones para Cooperación se otorgaron en la recta final hacia el 20-N, e incluso mientras Zapatero se desempeñó en funciones en el tránsito hacia Rajoy. La cantidad asciende a 331 millones de euros si se aprecia el gasto desde abril de 2011, ya que en aquel trimestre fue de 80,6 millones y durante el posterior, de 90,9, cifras muy alejadas del último paquete, sabedor ya de haber perdido el poder. Las ayudas a largo plazo y a última hora comprometieron, asimismo, cerca de 52,5 millones para los ejercicios 2012, 2013 y 2014, que saldrán de los Presupuestos del nuevo Gobierno y de los bolsillos de los sempiternos contribuyentes.
Más de 7 millones por pertenecer a organismos
El ex presidente Zapatero, además de subvencionar las causas concretas más peregrinas, pagó, en forma de cuotas por pertenencia a grupos, más de 7 millones de euros. La cifra pasó a engrosar las arcas de organizaciones de Iberoamérica y África cuyo objetivo era “asistir a las pymes” allá donde el Estado apenas permite la iniciativa privada, como es el caso del Fondo Africano de Garantías o de la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social; una asociación, esta última, cuyo fin es “promover el bienestar económico y social de los países vinculados por el idioma español y portugués” y que sólo por pertenecer a ella exige el pago de 666.542 euros. Otro ejemplo es el Protocolo de Montreal, una alianza internacional para combatir el deterioro de la capa de ozono cuyo tributo, abonado por España, supera los 600.000 euros.




Fuente: La Gaceta (www.intereconomia.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd