topads

domingo, 23 de octubre de 2011

Javi Varas frena al Barcelona.

La figura de Javi Varas apareció este sábado en el Camp Nou para frenar al Barcelona y arrebatarle el liderato de la Liga con una actuación antológica que quedará para el recuerdo de todos los aficionados al fútbol. El portero hispalense fue un muro infranqueable para los hombres de Guardiola, que lo intentaron por activa y por pasiva encontrándose una y otra vez con los reflejos del cancerbero sevillano. Los locales no perdieron el dominio del partido en ningún momento, pero se encontraron con un planteamiento perfecto de su rival, que también gozó de ocasiones para marcar. En el descuento, Messi falló un penalti cometido sobre Iniesta e Iturralde expulsó a Kanouté por agarrar del cuello a Cesc y a Fernando Navarro por una dura entrada sobre Pedro.

Siguiendo al pie de la letra el guión previsto, el balón echó a rodar con un Barcelona muy cómodo sobre el terreno de juego y que se hizo con el dominio del partido monopolizando la posesión del balón ante un Sevilla replegado y ordenado atrás preparado para intentar el contragolpe a la menor oportunidad. Las dos primeras ocasiones claras del choque llegaron de manera consecutiva y repartidas en ambas áreas. Javi Varas se mostró soberbio ante el disparo a bocajarro de Andrés Iniesta y Valdés estuvo lo suficientemente atento para evitar que Jesús Navas adelantara a los suyos aprovechando un despiste defensivo de Abidal.

El Sevilla dejó claro que no había ido al Camp Nou a hacer turismo y con el paso de los minutos comenzó a poner en aprietos a su rival. El equipo andaluz, con dos líneas muy marcadas que dificultaron el juego culé y una constante basculación defensiva, fue desperezándose hasta el punto de obligar a Valdés a emplearse a fondo ante una inmejorable ocasión de Jesús Navas desde dentro del área y que pudo servir para inaugurar el marcador. El constante movimiento de los jugadores de Marcelino, su presión adelantada hombre a hombre y la rapidez en las salidas de balón fueron aliñadas con numerosas ayudas entre los once sevillistas que incomodaron de forma notable al Barcelona.

El conjunto azulgrana, aunque no llegó a perder el dominio del partido en ningún momento durante la primera mitad, sufrió más de lo habitual para llegar con el balón controlado a las inmediaciones de la portería de un Javi Varas pletórico que volvió a realizar dos nuevas intervenciones de verdadero mérito justo antes del descanso, a disparos de Villa y Messi, para lograr mantener el resultado inicial al descanso. Tras el intermedio, y sin cambios en ninguno de los dos equipos, la atención se centró en averiguar cuál era la medicina aplicada por Guardiola para aliviar la congestión sufrida por sus hombres en última línea durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

A diferencia de lo que ocurrió en el primer tiempo, en la reanudación el balón comenzó a durarle muy poco a un Sevilla que acabó replegando líneas ante un Barcelona que subió un par de marchas en cuanto a intensidad y que abrió más el campo buscando una vía de agua en la fortaleza tejida atrás por los jugadores hispalenses. Mientras tanto, Javi Varas seguía a lo suyo, salvar a los suyos por medio de un recital de paradas marca de la casa que lo encumbran a día de hoy como uno de los porteros más en forma tanto a nivel nacional como internacional. La excepcional actuación del meta sevillista fue minando poco a poco el ánimo del equipo local, que lo intentaba por tierra y aire sin éxito.

A falta de media hora para la conclusión, tanto Guardiola como Marcelino comenzaron a mover ficha desde el banquillo con las entradas de Pedro y Coke en sustitución de Keita y Trochowski. Kanouté, Rakitic y Cesc se incorporaron poco después en lugar de Manu del Moral, Campaña y Thiago. Para puntuar en el Camp Nou hace falta también algo de fortuna y el Sevilla la tuvo con un balón de Iniesta que acabó golpeando en el larguero cuando parecía que por fin se iba a abrir el marcador.

La polémica llegó al partido en los cuatro minutos de descuento aplicados por Iturralde González. El colegiado vasco señaló en el alargue un penalti de Fazio sobre Iniesta que desaprovechó Leo Messi ante una inconmensurable estirada de Javi Varas. Entre medias, Kanouté fue expulsado por roja directa por agarrar del cuello a Cesc Fábregas. Fernando Navarro terminó también el partido antes de tiempo por una fuerte entrada sobre Pedro que significó su segunda amarilla. El impecable planteamiento del partido hecho por Marcelino y la perfecta ejecución del mismo por parte de sus hombres, sumado a la antológica actuación de Varas, acabaron por frenar al Barcelona y arrebatarle el primer puesto de la Liga, que pasa a ocupar el Real Madrid tras su contundente victoria en Málaga.


Fuente: AS (www.as.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd