topads

sábado, 22 de octubre de 2011

Las Fuerzas de Seguridad alertan de posibles escisiones entre los terroristas.

Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado alertan sobre la posibilidad más que real de que en fechas venideras se produzcan escisiones en el seno de ETA. No todos los terroristas están de acuerdo con el comunicado de “cese definitivo de la lucha armada” hecho público anteayer. La Policía y la Guardia Civil coinciden en diagnosticar que los próximos “10 o 12 días” se antojan claves para ver si algún grupúsculo etarra del sector más ortodoxo decide mover ficha y desmarcarse de la decisión tomada por sus cabecillas.

Aunque el manifiesto del jueves recordaba “la lucha de largos años” y enviaba su “reconocimiento y sentido homenaje” a los etarras fallecidos, existe un sector dentro de ETA, el que representan los más jóvenes, que sigue apostando por la vuelta a la senda de la violencia como única vía para alcanzar sus objetivos fanáticos. Aunque, según matizan estas fuentes, este sector es cada vez más pequeño.

Las divisiones y rupturas en ETA no son una novedad, sino más bien una constante. Quizás el caso más significativo y que más se parece a la situación actual es la división entre ETA político-militar y ETA militar a finales de los años ochenta. La mayoría de los poli-milis acabaron por dejar las armas, mientras los milis siguieron por el camino de las bombas y los tiros en la nuca.

“Rigor”
Con independencia de esas probables divisiones, las Fuerzas de Seguridad siguen trabajando a destajo en el combate contra los terroristas. Ayer mismo, el ministro del Interior, Antonio Camacho, aseguró que los cuerpos policiales van a seguir trabajando en el futuro con la misma “intensidad, rigor y dedicación” que han permitido que los españoles “puedan hoy celebrar el fin de la violencia”.
Las divisiones actuales en ETA surgieron durante el mal llamado proceso de paz. En primer lugar, Javier López Peña, Thierry, y Garikoitz Aspiazu, Txeroki, desplazaron de la dirección de la banda asesina a José Antonio Urruticoechea Bengoechea, Josu Ternera, en plena negociación con el Ejecutivo socialista. Ambos eran más duros que el negociador Ternera.

Y tan duros (y ambiciosos) eran que acabaron enfrentados entre sí justo después de que la negociación naufragase. De hecho, se expulsaron mutuamente de la banda terrorista. En todo caso, ambos acabaron arrestados por las Fuerzas de Seguridad y duermen hoy en cárceles francesas. Cosas de la vida, Ternera, desplazado por aquellos dos, ha jugado un papel importante en la decisión que ETA acaba de hacer pública.

Como también ha jugado bazas decisivas otro veterano cabecilla terrorista, Juan Cruz Maiztegui, Pastor. Por decirlo así, en el seno de la banda criminal el último debate ha provocado la división entre los más jóvenes (y salvajes) y los más veteranos (y cansados de su salvajismo). Unos y otros esperan ahora que la negociación sirva para evitar la cárcel.



Fuente: La Gaceta (www.intereconomia.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd