topads

jueves, 8 de diciembre de 2011

Comunicado de FE-JONS sobre la situación de Iberia.


Ya estamos en diciembre y toca una nueva huelga de pilotos del SEPLA. Apenas transcurrido un año de la huelga salvaje de controladores, y con el caso aún en los tribunales de justicia, los pilotos, uno de los sectores laborales más privilegiados del país, prevén una nueva huelga.
La negociación colectiva entre los pilotos e Iberia lleva enquistada desde 2009, ante la inoperancia del Ministerio que entonces llevaba el recientemente investigado por la justicia, Pepiño Blanco. El detonante de este clima ha sido que Iberia, cuyos ingresos han caído un 17 % en los últimos cuatro años a causa de la apertura de líneas férreas de alta velocidad, la competencia de aerolíneas de bajo coste y la reducción del número de viajeros con la crisis) ha anunciado la creación de Iberia Express, una línea “low cost”, en la que el SEPLA ve una reducción del numero de pilotos en plantilla, ya que la creación de dicha empresa seria contraria a la legislación vigente. Es más, lo que ningún medio de comunicación señala y se ha conocido por boca de los pilotos es que el fondo del asunto es la transformación, a medio plazo, de Iberia en una filial de British Airways, convirtiéndose la compañía española en la línea de bajo coste del sur de Europa.
Por su parte, Iberia afirma que creará 500 nuevos empleos, alcanzando el millar en los próximos años, y que mantendrá las condiciones laborales y salariales de los actuales trabajadores. Por otro lado, la empresa había rechazado un plan de ahorro diseñado por el sindicato (el SEPLA anunciaba ahorros de 300 millones e Iberia solo reconoce 15 millones), que ha motivado que los pilotos vayan a la huelga el 18 y 29 de diciembre, coincidiendo con el debate de investidura del nuevo presidente del Gobierno, que se estrenará con esta herencia envenenada que le ha dejado el PSOE, y con las vísperas de Nochevieja.
Por otro lado, los “touroperadores” protestan del daño ya causado, pues el simple anuncio ha motivado un índice de cancelaciones del 18% de las reservas efectuadas para navidades, hecho que el propio SEPLA desmiente.
Cualquier ramo laboral debe reivindicar sus derechos, pero no es menos cierto que en medio de una recesión económica con 5 millones de parados, no puede utilizarse nuevamente tanto a los usuarios, como a los demás trabajadores de AENA y líneas aéreas que no pueden desarrollar convenientemente su trabajo, como rehenes de esta situación. De hecho, los tripulantes de cabina, colectivo a priori afectado por las mismas medidas, han anunciado que no apoyarán la huelga.
Pilotos y empresa deben sentarse a negociar antes que causar un gran daño a tantas empresas, usuarios y trabajadores, que en una época de crisis hacen un gran esfuerzo por emplear un medio de transporte, no siempre para uso lúdico. Pero lo que no debemos permitir los españoles es que unos ni otros nos tomen el pelo con bailes de cifras a su antojo. Iberia está económicamente dañada, y no es rentable, y los pilotos deben velar por sus intereses laborales. Los que no tienen culpa de nada, y esta vez tampoco, son los ciudadanos.



Fuente: Web de FE-JONS (www.falange.es)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd