topads

miércoles, 7 de diciembre de 2011

El Real Madrid logra una polémica victoria en Amsterdam y consigue un pleno de victorias en la fase de grupos de la Champions League.



Las visitas a Amsterdam siempre dejan historias para el recuerdo. Las del Real Madrid son para todos los gustos. Las hay alegres, como la conquista de la Séptima; disparatadas, como el vergonzoso caso de las tarjetas de la temporada pasada; y confusas y polémicas, como la vivida esta vez. Apenas tres detalles de calidad le bastaron al Madrid para ganar casi sin querer y completar una clasificación perfecta, a la que se vio empujado por la inestimable ayuda del árbitro, el portugués Manuel Jorge de Sousa. Anuló dos goles legales al Ajax y sirvió en bandeja al Madrid el récord de 15 victorias consecutivas. No fueron una cosa menor esos dos tantos anulados, nunca pueden serlo, pero esta vez su trascendencia fue demoledora para el Ajax, penalizado de manera cruel y que quedó fuera de la siguiente ronda.

De Sousa no fue el único portugués protagonista de la noche. Mourinho hizo debutar a su compatriota Mendes. El canterano Jesé, al que se esperaba con interés, observó todo el encuentro sentado en los cómodos banquillos del Amsterdam Arena.

El Madrid ha completado una fase de grupos en la Champions impecable. Seis triunfos en seis jornadas, 16 goles a favor y dos en contra. La estadística no puede ser más agradecida con este equipo, invulnerable cuando actúa con los titulares y que también logra mantener el nivel de resultados cuando son los suplentes los que toman la alternativa. No cabe comparación posible entre unos y otros si de lo que hablamos es de intensidad y de juego. Nada de eso hubo en Amsterdam.

La aportación de Sahin y Granero fue intrascendente y el español acabó siendo sustituido por Xabi Alonso, que acumuló media hora más en sus piernas. Varane se mostró demasiado blando, Adán no transmitió ni seguridad ni confianza y Arbeloa y Coentrao parecieron fuera de sitio. Peor es lo de Altintop, suplente de los suplentes y que jugó poco más de media hora.

Lo mejor y lo único del Madrid se vio en los goles. A esas tres acciones quedó reducido esta vez el equipo de Mourinho. Eso sí, tres maniobras tan bellas como perfectas. En la primera, Kaká regaló un sensacional pase a Callejón, que definió en el mano a mano. En la segunda, Benzema se disfrazó de asistente e Higuaín superó con frialdad al portero Vermeer. Cerró el marcador Callejón cuando el partido ya agonizaba. La jugada fue una fotocopia del primer tanto, pero esta vez el pasador fue Xabi Alonso.

A esas alturas ya no le quedaba tiempo, ni moral ni fuerzas al Ajax para buscar el milagro. Se las había quitado el árbitro portugués, con esos dos tantos anulados. El primero al uruguayo Loudeiro por un fuera de juego que no era. Adán falló al despejar un tiro de Van der Wiel y el rechace lo convirtió Loudeiro en gol. Estaba en posición legal.

Sin tiempo para olvidar este primer golpe, el Ajax recibió el segundo. Un disparo de Anita rebotó en Loudeiro antes de superar a Adán. Se equivocó De Sousa si lo anuló por fuera de juego, porque el uruguayo estaba en línea, o por mano, porque el balón le golpeó en el pecho.

El Madrid salió de paseo en el segundo tiempo y al Ajax no le costó ningún esfuerzo acercarse a la portería del dubitativo Adán, pero le faltó fútbol y contundencia para hacer daño. Quien más cerca estuvo del gol fue Sulejmani, que estrelló un balón en el larguero. Demasiado poco cuando delante tienes al Madrid, que cerró su visita con otro gol de Callejón. Este sí aprovechó su oportunidad.



Fuente: AS (www.as.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd