topads

jueves, 26 de enero de 2012

El Athletic Club ya sueña con la final de Copa.

El Athletic eliminó por primera vez al Mallorca en Copa del Rey y ya está en semifinales. El segundo equipo español con más solera en el torneo venció en el Iberostar Estadio por cero goles a uno e hizo valer el 2-0 conseguido en el partido de ida disputado en San Mamés. El conjunto local ofreció una buena imagen y fue claro dominador en varias fases del choque. Aún así, los de Bielsa, que también gozaron de ocasiones claras, tuvieron controlado el encuentro y la eliminatoria en todo momento. La sentencia llegó a quince minutos del final tras una cesión de Ramis a Calatayud que el césped convirtió en el único tanto del encuentro. Muniain se retiró lesionado poco antes del descanso y Chico fue expulsado en los instantes finales. Tan sólo el Mirandés separan a los 'leones' de disputar la final de 'su torneo'.

Desde el inicio del partido se pudo ver la clara apuesta de Caparrós por un planteamiento basado en el contragolpe. El Mallorca comenzó replegado atrás con la intención de robar el balón y montar el contraataque aprovechando la velocidad de hombres como Pereira, Álvaro o Alfaro. Durante la primera fase del partido el conjunto bermellón centró todos sus esfuerzos en intentar aprovechar los espacios creados por la adelantada defensa del Athletic. Mientras tanto, los de Bielsa, conscientes de la ventaja lograda en la ida, se mostraron cómodos elaborando un fútbol que acabó siendo lento ante la falta de presión por parte de los locales.

Salvo en contadas ocasiones, en las que adelantaron su línea de presión, los baleares esperaron a su rival en su campo. El plan de Caparrós tardó hasta veinte minutos en dar sus primeros frutos, momento en el que Amorebieta se cruzó entre el disparo desde dentro del área de Hemed y la portería de Iraizoz en la que fue la primera ocasión clara de un Mallorca que iba de menos a más y que comenzó a incomodar al conjunto bilbaíno. Los 'leones' no tardaron en responder a la ocasión de su oponente y, acto seguido, Muniain obligó a Calatayud a emplearse a fondo para evitar el primero de la noche tras un grave error defensivo de Chico.

Se cumplía la media hora de partido y el Mallorca ganaba el envite a su rival a los puntos. Aunque los de Bielsa comenzaron a llegar más a las inmediaciones del área mallorquinista, eran los de Caparrós los que, aún jugando a tirones y sin tener la posesión del balón, daban más sensación de peligro y los que mostraron más decisión a la hora de buscar la meta contraria y a la hora de romper la igualada que reflejaba el luminoso. A cinco minutos para la conclusión de la primera mitad, los de Bielsa gozaron de una nueva ocasión clara para abrir el marcador. El disparo de Ander Herrera fue despejado por un brillante Calatayud que, tras el rechace, pudo evitar también el remate de cabeza a gol de Aurtenetxe.

El Athletic creció a medida que se acercaba el intermedio y acabó siendo el claro dominador en la recta final de un primer tiempo que trajo malas noticias para el conjunto bilbaíno en forma de lesión. Muniain abandonó el terreno de juego poco antes del entreacto tras un golpe sufrido en una disputa con un jugador rival. Toquero fue su sustituto.

Tras el descanso, fue el Mallorca el que imprimió una mayor intensidad a su juego, lo que le sirvió para convertir el primer cuarto de hora de la segunda mitad en un monólogo bermellón en el que los acercamientos al área de Iraizoz fueron numerosos y en el que el Athletic se limitó a contener las embestidas de su rival de la forma que pudo. Caparrós quiso aprovechar el buen momento y la superioridad de su equipo para dar entrada a hombres de refresco. El técnico andaluz retiró del campo a Álvaro para dar entrada a Víctor. Pocos minutos después, Bielsa hizo lo propio retirando a Ander Herrera para introducir a Íñigo Pérez. Cendrós dejó su sitio a Castro en un cambio claramente ofensivo justo cuando se cumplía el ecuador del segundo acto.

Los cambios de fichas y las variaciones del sistema bermellón evidenciaron la idea del conjunto local, lanzarse al ataque y jugarse el todo por el todo en los poco más de veinte minutos restantes. A pesar del asedio de los hombres de Caparrós, el Athletic, muy bien colocado sobre el césped, supo desbaratar los continuos intentos baleares de romper su resistencia. La fuerte y adelanta presión ejercida por el Mallorca le sirvió al conjunto balear para arrebatarle a su rival su mejor arma, el balón, y hacerlos sufrir encerrándole en su área durante bastantes minutos. El plan de Caparrós se vino abajo en la jugada más inocente del encuentro. A falta de un cuarto de hora para el pitido final Ramis cedió el balón a Calatayud, que se vio sorprendido por un bote que acabó con el balón en su portería.

Con el tiempo ya cumplido y con el partido y la eliminatoria decidida, el colegiado madrileño Del Cerro Grande expulsó por roja directa a Chico por una dura e innecesaria entrada sobre Susaeta. El Athletic sigue adelante en 'su torneo' y su último escollo antes de alcanzar la final del próximo 25 de mayo será el sorprendente Mirandés, de Segunda B.



Fuente: AS (www.as.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd