topads

domingo, 29 de enero de 2012

El paro juvenil en España cuadruplica la tasa mundial.

Los jóvenes se llevan la peor parte de la crisis de desempleo. Aquellos cuyas edades están comprendidas entre los 15 y los 24 años tienen casi tres veces más posibilidades de estar desempleados que los adultos. Aunque lo peor son sus pocas esperanzas de encontrar una ocupación. La mala situación del empleo juvenil ha sido puesta una vez más sobre la mesa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que en su informe “Tendencias de Empleo 2012” señala que el gran desafío del mundo no es otro que el crear 60 millones de nuevos puestos de trabajo cada año durante la próxima década para generar un crecimiento sostenible y mantener la cohesión social.

Gran parte de esos nuevos empleos deberían ir dirigidos a la juventud. En 2011 estaban desempleados, en el mundo, cuatro millones de adolescentes más que en el año 2007. La tasa de paro juvenil mundial ha escalado en estos cuatro últimos años un punto, hasta situarse en el 12,7%, el doble de la tasa de desempleo de toda la población del mundo, que la OIT sitúa en el 6%. Así, en el pasado año eran 74,8 millones de jóvenes los que estaban en paro globalmente, mientras que son 200 los millones de parados que estima la OIT en todo el planeta.


Desesperanza

Con todo, la cifra más desesperanzadora de todas es la que apunta que 6,4 millones de muchachos en todo el mundo ya no buscan trabajo porque han perdido la esperanza de encontrarlo. Un porcentaje que tiene un coste para la economía, se pierde lo que se ha invertido en educación del individuo y lo que esa persona puede generar.

Incluso los menores de 25 años que tienen la suerte de tener empleo tienen cada vez más probabilidades de encontrarse trabajando a tiempo parcial, a menudo con un contrato temporal. La OIT alerta también que un gran porcentaje del casi un millón de los trabajadores que subsisten con menos de dos dólares al día (1,3 euros) está compuesto por jóvenes.

Un panorama sin visos de mejora, ya que las previsiones apuntan a que el número y la proporción de adolescentes desempleados no mejorará este año y, además, la proporción de jóvenes que se retiran por completo del mercado de trabajo seguirá en aumento. Así pues, la OIT da pocas esperanzas a una mejora sustancial del panorama laboral de los jóvenes a corto plazo en la situación actual.

El paisaje es aún más desolador en España. La tasa de paro en nuestro país de los menores de 25 años es del 48,56% una cifra que dobla la media europea, que los últimos datos del Eurostat sitúan en un 22,3%, también muy por encima de la mundial. Aunque la comparativa deja en mucho peor situación a España si se realiza sobre la media de paro juvenil el mundo. Nuestra tasa casi alcanza para multiplicar por cuatro el 12,3%.

Como era de esperar, Alemania es el otro extremo de la balanza, donde el paro en ese sector de población es del orden del 8,5%. Algo nada extraño, puesto que el país germano es uno de los destinos elegidos por los jóvenes españoles a la hora de irse lejos a buscar trabajo. Un reciente informe de la empresa de trabajo temporal Adecco señalaba que el número de jóvenes españoles que se han marchado del país en busca de una oportunidad laboral se ha duplicado hasta alcanzar la cifra de 300.000 desde el inicio de la crisis.

Por si fuera poco, se enfrentan a una mayor presencia de los mayores en el mundo laboral. Las cifras del Eurostat reflejan un aumento importante de trabajadores activos entre los 60 y 64 años durante la última década al haber crecido 7,5 puntos en toda la UE y 5,3 puntos en España. Se trata del único colectivo en el que nuestro país supera la media comunitaria en porcentaje de personal ocupado. Así, la tasa de empleo de los españoles de entre 60 y 64 años fue del 32% en 2010, frente a la media europea del 30,5%.

Eso sí, somos el país de la UE con más Ni-nis (adolescentes que ni estudian ni trabajan). La tasa de inactivos entre 20 y 24 años alcanza en nuestro país un 26,3%, según el Instituto de Estudios Económicos (IEE) que recoge datos relativos a 2009 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Esta cifra ha aumentado considerablemente desde 2007, cuando España registraba un 17,2% de tasa de inactividad. Además, esta tasa está por encima de la media del conjunto de países de la OCDE, que se sitúa en un 17,7%. Todo ello evidencia, según el IEE, “que es urgente tomar medidas para integrar a este colectivo al menos en el sistema educativo, ya que aspirar a un empleo resulta tremendamente difícil”.


Tres veces más

Las estadísticas de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicadas el viernes pasado volvieron a reflejar el tremendo drama en que se ha convertido el desempleo juvenil en España. Una generación perdida con una alta formación académica que se encuentra desubicada en el mercado laboral y, lo que es peor, ha perdido la esperanza de encontrar un puesto de trabajo. En los últimos seis años, las tasas del paro juvenil se han triplicado desde el nivel del 16,92% existente en el año 2006 hasta el que refleja la EPA del pasado ejercicio. El paro entre los jóvenes se disparó el año pasado en casi seis puntos desde el 42,8% de 2010.



Fuente: La Gaceta (www.intereconomia.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd