topads

martes, 31 de enero de 2012

El FBI pinchó correos electrónicos y conversaciones de chat del personal de Megaupload en Skype.

Antes del cierre de Megaupload, agentes del FBI consiguieron una orden judicial para acceder a correos electrónicos y conversaciones de chat de Skype de trabajadores de la compañía. En las conversaciones intervenidas el FBI habría encontrado críticas contra Kim DotCom. Aunque no hay confirmación oficial, el FBI podría haber utilizado sistemas de "spyware" para conseguir parte de esta información.

Desde que el 19 de enero el FBI cerraba el servicio y detenía a varios de sus responsables, poco a poco se van conociendo detalles sobre la investigación y las actividades desarrolladas por el FBI. Una vez fijado Megaupload como objetivo, los agentes del FBI pidieron permiso a un juez para poder acceder a parte de las comunicaciones internas de sus trabajadores. Según el portal Cnet, el juez autorizó el acceso a la información, lo que permitió que los agentes se hiciesen con correos electrónicos y conversaciones de Skype de varios empleados de Megaupload.

Entre el material intervenido, los agentes pudieron identificar varias críticas contra la figura y gestión de Kim DotCom. En uno de los mensajes se aseguraba que Dotcom "no tenía su dinero a salvo" y en otra se confirmaba que la situación a la que había llegado la empresa era "peligrosa".

Una gran incógnita relacionada con estos mensajes y correos electrónicos es cómo consiguió el FBI toda la información. Dado que un juez había autorizado su acceso, los agentes podrían haber solicitado los correos a distintas empresas responsables de los sistema de mensajería utilizados en Megaupload. Sin embargo, y dada la antiguedad de parte de los mensajes identificados, desde Cnet aseguran que el FBI podría haber utilizado software "spyware" para acceder a las conversaciones de los trabajadores de Megaupload.

Esta posibilidad cobra verosimilitud ya que Skype solo guarda en sus servidores conversaciones de chat de los últimos 30 días. El FBI tiene información que se remonta a cinco años atrás, que los agentes podrían haber conseguido con este sistema. De esta manera, los agentes habrían sustituido las escuchas telefónicas tradicionales por un seguimiento online de las conversaciones escritas de los trabajadores de Megaupload. En cualquier caso, la intervención contaba con autorización judicial por lo que parece que las conversaciones y los correos electrónicos pueden ser materiales aptos como pruebas en el caso.



Fuente: ABC (www.abc.es)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd