topads

domingo, 11 de diciembre de 2011

El Espanyol barre al Atlético de Madrid, que sigue sin vencer como visitante.



Pasan las jornadas y el Atlético de Madrid sigue perdido cuando sale del Vicente Calderón. Es el equipo con peores números de visitante, sin conocer la victoria en las dieciséis jornadas, y su imagen va en consonancia con la estadística. Cornellà-El Prat vivió el último episodio grotesco de un equipo previsible cuando ataca, sólo existe Falcao, plano en la creación y de juzgado de guardia a la hora de defender. Todo esto lo aprovechó a la perfección el Espanyol, que ante el Atlético ha conseguido cuatro goles (hasta hoy sólo llevaba once). Los 'perico' sólo necesitaron veinte minutos para cerrar el encuentro gracias a los dos goles de Verdú y Romaric. El tanto de Falcao incitó a la reacción pero Sergio García frustró las intenciones al inicio de la segunda parte. De nada sirvió el gol de Arda Turan en los últimos minutos.

La jugada de Manzano tenía mala pinta desde el principio. Se cargó a Domínguez, quizás el mejor central del equipo, y a Adrián, que no es el mejor atacante pero sí el más fino en este arranque de temporada. Ante la suplencia del asturiano uno se puede hacer hasta el loco, pero hacer experimentos con la zaga del Atlético es un juego altamente inflamable. Si además Courtois 'se infecta' del mal defensivo, la película ya toma cuerpo. Cinco minutos aguantó el tipo el Atlético de Madrid. Minuto en el que un nefasto saque del meta belga cayó en los pies de Verdú y éste sin pensarlo metió el empeine para sorprender. Hasta ahí la actuación de Courtois en la esperpéntica película. A los dos minutos se sumaron Miranda, Mario Suárez y Perea al film protagonizado por Verdú. Esta vez el catalán en vez de lanzar desde línea de tres cuartos cogió carrerilla y su impulso le plantó directamente dentro del área para rematar a placer ante la mirada de los rojiblancos.

Los aficionados rezagados de Cornellà-El Prat no daban crédito. Por suerte para ellos, pudieron ver repetido el segundo gol pero con Romaric de protagonista. El marfileño encaró el área del Atlético, hizo una pared con Sergio García y marcó ante una defensa de piedra.

Pocas veces se vivió tan plácidamente el minuto de homenaje a Dani Jarque. El Espanyol disfrutaba con un Verdú desmelenado mientras el Atlético se ahogaba en su propia ansiedad. Las conexiones y desconexiones en el equipo de Manzano se toman ya como forma de vida y en una de esas efímeras conexiones pudo poner algo de emoción. Salvio colgó un balón a la olla por donde apareció Falcao como un coloso para acortar distancias.

Para seguir remando a contracorriente el Atlético debía encender la bombilla en la zona de creación y subir varios puntos la velocidad. Entonces Manzano se acordó de Adrián. Pero el problema rojiblanco está más atrás, empezando por la zaga y siguiendo por el centro del campo, por donde Mario Suárez deambuló de forma preocupante. El madrileño ni creaba, ni contenía y encima perdía la mayoría de los balones. De hecho una pérdida suya fue el detonante del cuarto tanto 'perico'. Sergio García recogió el guante e hizo lo que todos sus compañeros hicieron antes, correr hasta la portería y disparar, solo que él necesito de los rechaces rojiblancos para terminar batiendo a Courtois.

El Espanyol se frotaba las manos porque no sentía reacción rojiblanca y además sus contragolpes eran auténticos mazazos. Si no se vieron más goles del Espanyol fue por la buena actuación de Courtois. Sí hubo tiempo para que Arda maquillara el resultado con una volea a falta de ocho minutos para el final.



Fuente: AS (www.as.com)

0 opiniones:

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd